estas leyendo...
ACTUALIDAD, ESPIRITUALIDAD, NOTICIAS, Uncategorized

Sinceramente, ¿tiene arreglo el Brasil actual? – Noticias y Comunicaciones nº 143

mundial-brasil

Queridos hermanas y hermanos: Paz y Alegría:
Hoy, festividad de San Juan Bautista (FELICIDADES A TODOS LOS JUANES Y JUANAS), por su interés os adjunto la Comunicación de nuestro hermano Victor Viciano y el artículo de Leonardo Boff sobre Brasil, que nos envía la hermanita Nuria de Barcelona.
JLV

1. COMUNICACIÓN DE VICTOR VICIANO
Queridos hermanos y hermanas: ¡que la paz de Cristo habite en nuestros corazones!

Hoy para mí es un día especialmente significativo por eso os digo “Venid, entrad, postrémonos por tierra bendiciendo al Señor Creador nuestro”.

Hoy para mí es un día especialmente significativo por eso os digo “Venid, entrad, postrémonos por tierra bendiciendo al Señor Creador nuestro”.

Corría el año 1990 y tal día como ayer (23) concluía el gran retiro del periodo de formación guiado por Pepe Sanchez Ramos y hoy (24 San Juan Bautista) a las 9:30 de la mañana me hallaba cargado de ilusión ante la pequeña Comunidad de Sanjuanistas en Gandía presidida por la Priora Sor Vicenta Gimeno y las personas que me acompañaban en aquel trascendental momento de consagrar a Él mi vida “Yo, Víctor José Viciano Climent del Sagrado Corazón de Jesús me consagro a Ti, Señor Dios del Universo, viviendo en pobreza, castidad y obediencia según tus Santos Evangelios hasta el último hálito de mi vida (y en el Ideario de Foucauld)”, mientras sonaba el Veni Creator, éramos pocos: las monjas, María Gimeno como madrina, los franciscanos Pepe y Julio, Felipe Perles, mi madre, el Capellán Magistral Simeon Pellicer -que celebró la Eucaristía- mantenían una actitud orante cada uno en su sitio y se convertían en testigos.

¿Cómo había llegado este punto? No había sido fácil a los ojos de muchos, sin embargo para mí fue unos años de rosas, de aprender a respirar la fragancia de Dios. Tras un retiro en los Jerónimos de Yuste (1987) me embarqué en un nuevo momento de la gran aventura de mi vida que comenzó este mismo día de San Juan Bautista del año 72 cuando recibí mi Primera Comunión.

Tras los Jerónimos de Yuste me fui a la Leprosería de Fontilles (“Déjalo todo”; por aquellos años era casi un “asilo” pero nos seguían llegando leprosos muy enfermos y destruidos), de ahí a buscar un empleo sencillo, profundizar en la mística de Foucauld y San Juan de la Cruz, los encuentros de oración en el Monte, Villa Pilar y con la Comunidad Budista (“le llevaré al desierto”), luego vino la reparación – restauración de la iglesia de Almiserat (“repara mi iglesia”) y el encuentro con el Vicario de Religiosos de Valencia (“vosotros no tenéis donde caeros muertos”), de ahí a peregrinar en busca de una pobre ermita durmiendo en las cunetas de la carretera, con la mochila al cuello (“las aves del cielo ni siembran ni siegan”) confiados en la Divina Providencia que sustentaba nuestros cuerpos y velaba nuestros sueños, y el Señor regaló con una pobre casita y el gran corazón de las gentes de Orcheta. El Obispo de Murcia y de la mano de Pepe S. R. puso “el Monasteriolo de La Charrara”, a esto le siguieron otros lugares… Y así, con ires y venires, con momentos dulces y noches oscuras uno fue caminando entre aquel 1987 y este 2016.

Un día me perdí y un día el Señor se hizo de nuevo el encontradizo. ¡Qué bueno y qué grande eres, Señor; como amas a tus hijos!

Hace poco más de un año, coincidiendo mis 25 de Consagración con el Centenario del martirio y la Transición del hermanito Carlos de Foucauld, escribí a la Santa Sede pidiendo que se inscribiese en mi Partida de Bautismo mis votos y recibí positiva respuesta que trasladé a la Parroquia.

Nunca he dejado de estar vinculado a nuestra espiritualidad desde el año 1976, formé posteriormente parte integrante del Desierto de la Paz y me vinculé a UNION Sodalidad; mas en este Año de Gracia me esperaba un regalo más, descubrir a Dios en la enfermedad y la limitación, descubrir que unidos desde la alegría en su Santa Pasión podemos resucitar a un mundo nuevo, y desde esta Pascua formar parte de HOREB, ser uno más de esta familia ecuménica que tanta bendición ofrece a la Iglesia y a la espiritualidad De Foucauld. Al fin y al cabo todo se resume en “abandonarnos en Sus manos”.

Hoy, 26 años después, me siento tan hijo de la Iglesia, tan amado por el Padre, que solo puedo decirle gracias una y mil veces por cuanto en mi, que soy tan malacabra e inútil, ha hecho, por los hermanos de camino (familia, amigos, de Foucauld, Horeb), por cada persona que ha puesto en mi vida para llevarme hasta Él y ayudarme a quitar tantas caretas y buscar Su Rostro ¡Tu Rostro buscaré, Señor!

Gracias, Señor, por cada minuto de vida, de una vida de la que Tú dispones y cuyos minutos sin Ti no tienen sentido. Gracias, María la siempre Virgen por la Misericordia que tuviste con Dios y la Humanidad al acoger en tu seno al Hijo del Padre. Gracias Beato Foucauld, gracias Beatet Hibernón, gracias Francisco de Asís porque habéis sido mis guías desde la infancia. Gracias San Juan Bautista, voz que clama en el desierto “¡preparad el camino al Señor!”.
Señor, que al ocaso de la tarde sea capaz de mirar tu Cuerpo en esa humilde Hostia Consagrada y decirte “Senyor meu i Deu meu, Amor de todo amor”.

Gracias a todos por aguantarme esta parrafada, pero quería que no fuese un día más sino este nuevo y gran día en oración compartido con mis hermanos y hermanas en el espíritu. Tenedme hoy presente en vuestras plegarias y pedidle a Dios que me haga dócil a su voz, que lo demás se me da por añadidura.

Vuestro pequeño hermano en el camino
Víctor-J Viciano

2. Sinceramente, ¿tiene arreglo el Brasil actual?

Quien observa la escena político-social-económica se pregunta: ¿Tiene arreglo Brasil? Una banda de ladrones, travestidos de senadores-jueces intenta, contra todos los argumentos en contra, condenar a una mujer inocente, la presidenta Dilma Rousseff, a la cual no se acusa de ninguna apropiación de bienes públicos ni de corrupción personal.
Con las recientes delaciones premiadas, ha quedado claro que el problema no es la presidenta, es el Lava Jato que, además de las acusaciones selectivas contra el PT, está llegando a la mayoría de los líderes de la oposición. Todos, de una u otra forma, se beneficiaron de las propinas de Petrobrás para garantizar su victoria electoral. “Tenemos que detener esta sangría”, dijo uno de los conocidos corruptos, “de lo contrario seremos todos afectados; hay que sacar a Dilma”.
Nadie arriesga sus bienes para financiar su campaña. No lo necesita: existe la mina de la caja 2 alimentada por las empresas corruptoras que crean corruptos a cambio de ventajas posteriores en términos de grandes proyectos, generalmente sobrefacturados, donde adquieren gran parte de sus fortunas.
Hemos llegado a un punto ridículo a los ojos del mundo: dos presidentes, uno usurpador, débil y sin ningún liderazgo, y otro legítimo pero retirado y hecho prisionero en su palacio; dos ministros de planificación, uno retirado y otro sustituto; un gobierno monstruoso, antipopular y reaccionario.
Estamos efectivamente en un vuelo ciego. Nadie sabe hacia dónde va esta nación, la séptima economía mundial, con yacimientos de petróleo y gas de los mayores del mundo y con una riqueza ecológica sin paragón, base de la economía futura. Tal como se delinea la correlación de fuerzas, no vamos a ninguna parte sino a un eventual conflicto social.
El pobre, la mayoría de la población, se ha acostumbrado a sufrir y a encontrar salidas como puede. Pero llega a un punto en el que el sufrimiento se vuelve insoportable. Nadie aguanta, indiferente, viendo a un hijo morir de hambre y de absoluta falta de asistencia médica. Y dice: así no puede ser; tenemos que rebelarnos.
Esto me hace recordar a un obispo franciscano del siglo XIII en Escocia que, rechazando los altos impuestos cobrados por el Papa, respondió: non accepto, recuso et rebello (“no acepto, me niego y me rebelo”). Y el Papa retrocedió. ¿No podría ocurrir algo semejante entre nosotros?
Cuando en mis charlas, haciendo un esfuerzo inmenso para ofrecer un rayo de esperanza, me dicen: «¡es que tú eres pesimista!», respondo con Saramago: «no soy pesimista; es la realidad que es pésima». Efectivamente, la realidad está siendo pésima para todos, menos para aquellas élites adineradas, acostumbradas a la rapiña, que ganan con la desgracia de todo un pueblo. Ellas tienen su templo de profanación en la Avenida Paulista de São Paulo, donde se concentra gran parte del PIB brasilero.
Lo grave es que estamos faltos de líderes. Exceptuando al ex-presidente Lula, cuyo carisma es indiscutible, apuntan dos: Ciro Gomes y Roberto Requião, para mí los únicos líderes fuertes que tienen el valor de decir la verdad y piensan en Brasil más que en las disputas partidarias.
Esta crisis tiene un telón de fondo nunca resuelto en nuestra historia, desenmascarado recientemente por Jessé Souza. (A tolice da inteligência brasileira, 2015). Somos herederos de siglos de colonialismo que nos dejó la marca de «gente sin importancia», dependiendo siempre de los de afuera.
Todavía peor es la herencia secular de la esclavitud que hizo que los herederos de la Casa Grande se sientan señores de la vida y de la muerte de los negros y los pobres. No basta lanzarlos a las periferias; hay que despreciarlos y humillarlos. La clase media imita a los de arriba, se deja manipular totalmente por ellos e inocentemente y se hace cómplice de la horrorosa desigualdad social.
Esas élites de super-ricos (71.440 que personas ganan 600 mil dólares al mes, dice el IPEA) se hicieron con los medios de comunicación de masas, golpistas y reaccionarios, que funcionan como aceite para su maquinaria de dominación. Esas élites nunca quisieron la democracia, solamente aquella de bajísima intensidad, que pueden comprar y manipular; prefieren los golpes y la dictadura. Como hoy ya no es posible hacerlo mediante las bayonetas, planearon otro expediente: el golpe viene a través de una artificiosa articulación entre políticos corruptos, el poder judicial politizado y la represión policial. Tres tipos de golpe, por tanto: político, jurídico y policial.
Termino con las palabras pertinentes de Jessé Souza: «nos encontramos en un mundo comandado por un sindicato de ladrones en la política, una justicia de “justicieros” que los protege, una élite de vampiros y una sociedad condenada a la miseria material y a la pobreza espiritual. Es necesario que este golpe sea comprendido por todos. Es el espejo de aquello en lo que nos convertimos». ¿Diré como Martin Heidegger: «sólo un Dios podrá salvarnos»? Marx tal vez sea más modesto y verdadero: «para cada problema hay siempre una solución». La habrá.
Página de Boff en Koinonía

NOTICIAS Y COMUNICACIONES Nº143
(24 de junio de 2016)
Comunidad Ecuménica Horeb-Carlos de Foucauld
http://horeb-foucauld.webs.com

Anuncios

Acerca de Comunidad Horeb

Ayuda y compromiso espiritual para la unión de los cristianos, el encuentro de las religiones y el compromiso con la justicia en el carisma de Carlos de Foucauld.

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

CONTENIDOS MENSUALES

Escribe tu email y recibe gratuitamente todas las novedades.

HEMOS ACOGIDO

  • 87,497 visitas
A %d blogueros les gusta esto: