estas leyendo...
ECOLOGÍA, NOTICIAS, Uncategorized

Poner límites al poder depredador que amenaza al Planeta Tierra – Noticias y comunicaciones nº 129

bomba atómica
1. Poner límites al poder depredador que amenaza al Planeta Tierra
2. Compromiso de la hermana Miriam y el hermano Hassana
3. Fraternidad Horeb Canarias

1. Poner límites al poder depredador que amenaza al Planeta Tierra
(Enviado por nuestra hermana Judit)

Por primera vez después de años, los 192 países se pusieron de acuerdo en la COP 21 de París, a finales de 2015, en que el calentamiento global es un hecho y que todos, de forma diferenciada pero efectiva, deben aportar su colaboración. Cada saber, cada institución y especialmente aquellas organizaciones que más mueven a la humanidad, las religiones, deben ofrecer lo que está en su mano. De no ser así, corremos el peligro de llegar con retraso y de enfrentarnos a catástrofes como en los tiempos de Noé.
Obviando el hecho cada religión o iglesia tiene sus patologías, sus momentos de fundamentalismo y de radicalización hasta el punto de haber crueles guerras religiosas, como hubo tantas entre musulmanes y cristianos, lo que se pide ahora es ver de qué forma, a partir de su capital religioso positivo, estas religiones pueden llegar a convergencias más allá de las diferencias y ayudar a enfrentarse a la nueva era del antropoceno (el ser humano como un meteoro rasante amenazador) y la sexta extinción masiva que ya está en curso desde hace mucho tiempo y se acelera cada vez más.
Tomemos como referencia las tres religiones abrahámicas.
Primero, veamos la contribución del judaísmo. La Biblia hebrea es clara al entender la Tierra como un don de Dios y que nosotros hemos sido colocados aquí para cuidarla y guardarla. “La Tierra es mía y vosotros sois huéspedes y forasteros” (Lv 25,23). No podemos, como ningún huésped normal haría, ensuciarla, romper sus muebles, estropear su jardín o matar a sus animales domésticos. Pero nosotros lo hemos hecho. Por eso existe la tradición de Tikkum Olam, de la “regeneración de la Tierra”, como tarea humana por los daños que le hemos causado. Hay también sentido de responsabilidad frente a los no humanos. Así antes de comer, cada uno debe alimentar a sus animales. No se puede tirar el nido de un pájaro que está cuidando a sus pichones. “Dominar la Tierra” (Gn 1,28) debe ser entendido a la luz de “cuidar y guardar” (Gn 2,15), como quien administra una herencia recibida de Dios.
El cristianismo heredó los valores del judaísmo. Pero le añadió datos propios: el Espíritu Santo fijó su morada en María y el Hijo en Jesús. Con eso asumió de alguna forma todos los elementos de la Tierra y del universo. La Tierra es entregada a la responsabilidad de los seres humanos, pero éstos no tienen un derecho absoluto sobre ella. Son huéspedes y peregrinos y deben cuidar de ella. San Francisco de Asís introdujo una actitud de fraternidad universal y de respeto a cada uno de los seres, hasta a las hierbas silvestres. Por ser el Dios cristiano un ser relacional, pues es Trinidad de Personas siempre relacionadas entre sí, el propio universo y todo lo que existe es también relacional, como tan bien lo expresó el Papa Francisco en su encíclica.
El islam sigue las huellas del judaísmo y del cristianismo. También para él la Tierra y la naturaleza son creación de Dios, y han sido entregadas a la responsabilidad del ser humano. En el Corán se dice que tenemos nuestra morada aquí y por un corto tiempo podemos disfrutar de sus bienes (Sura 2,36). El Altísimo y Misericordioso nos da señales a través de la riqueza y la diversidad de la naturaleza que nos recuerdan constantemente su misericordia, con la cual dirige el mundo (Sura 45,3). La entrega confiada a Alá (islam) y la propia jihad (lucha por la santidad interior) implican cuidar de su creación. Hoy muchos musulmanes han despertado a lo ecológico y de Singapur a Manchester pintaron sus mezquitas todas de verde.
Hay unos puntos convergentes en estas tres religiones: entender la Tierra como don y herencia y no como objeto para ser usado simplemente a su voluntad, como lo entendió la modernidad. El ser humano es responsable de lo que recibió, debiendo cuidarla y guardarla (haciéndola fructificar y dándole sostenibilidad); él no es dueño sino cuidador. La Tierra con su riqueza remite continuamente a su Creador.
Estos valores son fundamentales hoy, pues la tradición científico-técnica trata a la Tierra como mero objeto de explotación, situándose fuera y por encima de ella. Somos Tierra (Gn 1,28). Por eso hay un parentesco con ella, nuestra sustentadora.
Además, todas las religiones desarrollan actitudes que actualmente son imprescindibles: el respeto por la Tierra y por todo lo que ella contiene, pues las cosas son muy anteriores a nosotros y tienen valor por sí mismas; la veneración ante el Misterio del universo. Respeto y veneración no solo al Corán o a la hostia consagrada, sino a todos los seres, pues son sacramentos de Dios. Esta actitud impone límites al poder dominador que está hoy poniendo en peligro el equilibrio de la Tierra y amenazando nuestra supervivencia. La irracionalidad científico-técnica debe conocer límites éticos, impuestos por la propia vida que quiere seguir viviendo y mantener su identidad. Si no, ¿a dónde iremos? Seguramente no a la montaña de las bienaventuranzas sino al valle de lágrimas.
Leonardo Boff 2016-01-29

2. Compromiso de la hermana Miriam y el hermano Hassan
El próximo viernes 5 de febrero la hermana Miriam y el hermano Hassam harán su compromiso con la Comunidad Ecuménica Horeb Carlos de Foucauld. Ambos son musulmanes sufíes que, sin dejar de serlo, participan del anhelo ecuménico y del carisma del hermano Carlos de Foucauld. Ambos se integrarán en la Fraternidad Horeb Canarias, que coordina el hermano Youssef

Del hermano Romero – Fraternidad Horeb Sevilla (España)

“Me parece estupendo, una inmensa gracias del Altísimo, hacer ya ahora y aquí realidad lo que será en el Reino de Dios, Hombre y mujeres que nos dirigimos juntos y hermanados al Dios de la Vida, Al Eterno y Misericordioso. Contad con mi oración y con mi silencio en la presencia del Señor. Bienvenidos Hassan y Myrian, busquemos y caminemos unidos en la presencia de Dios, Gracias hermanos”.

Del hermano Thiago Valentine (Fraternidad Horeb Brasil)

“He recibido con gran alegría y emoción la noticia de que dos musulmanes, el deseo de integrar a la Comunidad Ecuménica Horeb.
Vivimos en un mundo donde la superación de diversos obstáculos es necesaria con el fin de construir una comunidad de amor Grande, el Reino de Dios. Así que me encanto y la caída en el amor todos los días por la espiritualidad del hermano Carlos, porque se alimenta de e impulsa a superar las barreras, incluso si parecen enormes, como cristianos y musulmanes comparten la misma espiritualidad, especialmente en momentos en que el Islam se presenta todo el mundo como la religión del conflicto. Los principios originales del Islam, principalmente como una religión de paz, no es reportado por los medios de comunicación, pero vivían en comunidades pequeñas como éstas que son Miriam y Hasan y en el que opera nuestro hermano Youssef.
Esta es una oportunidad para nosotros también, hombres y mujeres cristianos, de aprender y crecer con nuestros hermanos musulmanes saharauis lo que tienen que enseñarnos.
Miriam y Hasam desean compartir la vida con nuestra comunidad ecuménica y, por lo tanto, deben ser recibidos por nosotros, porque el enunciado los dejan y no al revés. Sin embargo, se lo debemos también a la obra y el testimonio de nuestro hermano Youssef entre los beduinos. Es el hermano de la persona y también Carlos de Jesús de Nazaret. Es el Espíritu Santo que sopla cuando y donde quiere.
Damos gracias a Dios por la vida de Miriam y Hasan. Damos gracias a Dios por la Vida de Youssef, tras los pasos de Foucauld.”

3. Fraternidad Horeb Canarias

En el mes de septiembre de 2015 comuniqué al hermano José Luis Vázquez la posibilidad de instalarme en las islas Canarias, aprovechando la cercanía a las costas del África Occidental y con la idea de animar desde las islas una comunidad de vida según el carisma de Carlos de Foucauld, siguiendo las normas de la Comunidad Ecuménica Horeb Carlos de Foucauld (CEHCF). Mantuve un encuentro con el obispo de la diócesis de Las Palmas de Gran Canaria y le expuse esta idea.
También he informado de esta iniciativa al Prefecto Apostólico del Vaticano en el Sahara, con el que me une amistad y nos ha brindado su apoyo, teniendo en cuenta la idiosincrasia del lugar donde estamos residiendo.
En los meses finales del año pasado, dos personas muy cercanas a mí (Myriam y Hasam) me manifestaron en diversas ocasiones su interés por integrarse en la CEHCF, cosa que harán Dios mediante el próximo viernes 5 de febrero, manteniendo su identidad religiosa con el Islam, pues son musulmanes practicantes. También en este tiempo se formalizó mi ingreso en una tribu saharaui, por lo que he dado un paso más en la integración con la sociedad beduina del sur de Marruecos.
La verdad es que estas circunstancias crean retos nuevos en mi vida, la de mis compañeros, y pienso también que para la CEHCF.
En primer lugar, la incorporación de un hermano y una hermana conlleva la creación de una Fraternidad en nuestro lugar de residencia. En nuestro caso, serán dos lugares de residencia, puesto que los tres estaremos entre Canarias y el Sahara, puesto que mantengo la idea inicial de instalarme en Gran Canaria; pero ahora seremos tres personas. También vamos a mantener el contacto con estas tierras, mediante un proyecto en el que llevo trabajando desde hace muchos meses y que deseo explicar con más detalle.
Marruecos es un país donde se practica un Islam tolerante y respetuoso con otras tradiciones religiosas, si bien no se puede hacer proselitismo religioso y la vida cotidiana está marcada por el calendario islámico y por sus leyes, muchas de ellas adaptadas a los tiempos que corren, en sintonía con los países occidentales. La visita del papa Juan Pablo II en agosto de 1985 reforzó más la presencia institucional de la Iglesia en este país, manteniéndose una buena relación que, solo muy de tarde en tarde se ve salpicada por algún problema aislado, como el de la pasada semana al no permitir Marruecos la entrada de un sacerdote que estaba trabajando en el país desde hacía cuatro años. Suelen ser sucesos acontecidos u originados por cuestiones políticas casi siempre. No obstante, se requiere la prudencia y más en las provincias del sur (antiguo Sahara español), donde existe un conflicto sin resolver y las autoridades vigilan movimientos políticos, religiosos, etc. Nosotros tenemos muy claro que la función que desempeñaremos aquí es exclusivamente de diálogo y cooperación, respetando en todo momento las leyes marroquíes.
En este espacio geográfico que representa el Magreb, existe la tradición de las “zawias” (esquina, rincón), lugares de vida y oración donde algunos musulmanes con sus familias llevaban una vida humilde, sencilla, apartada de las ciudades, dando lugar a la práctica espiritual musulmana con una fuerte carga mística. Estas zawias fueron creadas inicialmente por musulmanes sufíes y por hombres piadosos (morabuts, ermitaños), la corriente mística del Islam y la más cercana a la mística cristiana. En el Magreb existen diversas cofradías (tariqas) sufíes que cuentan, a su vez, con zawias y otros centros. Con el tiempo las zawias se convertían en grandes lugares de peregrinación y estancia para otros musulmanes, creciendo en torno a ellas escuelas (madrazas) y pequeñas poblaciones que se asentaban a su alrededor. Existen tariqas sufíes importantes en el Magreb y representan la avanzadilla tanto en la práctica de un Islam respetuoso con las demás religiones, así como el ámbito donde más estudio intelectual y crítico existe. Esto es, los hermanos y hermanas sufíes compatibilizan ciencia y fe, realizando una lectura actual del texto coránico, de los hadices y demás enseñanzas del Islam. Es un proceso lento, a veces doloroso; pero que tendrá frutos a medio y largo plazo.
La fracción tribal a la que pertenezco posee una pequeña zawia en pleno desierto. Allí estamos llevando a cabo –con muchas dificultades- distintos proyectos en las áreas del diálogo interreligioso, escuela coránica, talleres agropecuarios y distintas celebraciones religiosas. Es un proyecto a muy largo plazo (el tiempo para los beduinos es algo abstracto al que no dan importancia); pero sí queremos ir dando pequeños pasos. Para este año 2016 hemos programado dos actividades:
– Campo de trabajo: a celebrar la última semana de julio y primera de agosto, durante el cual los participantes nos ayudarán en la construcción de instalaciones de la zawia. Será una actividad muy indicada para la convivencia entre europeos y magrebíes, en un espacio geográfico espectacular. También aprovecharemos para ofrecer varias charlas sobre el Islam sufí, el diálogo Cristianismo-Islam, la diversidad cultural beduina, etc.
– Celebración del “Mouloud”. Es una fiesta en la que se conmemora el nacimiento del profeta Mohammed. Este año será en torno al 12 de diciembre. Durante el acto, al que son invitados representantes de las distintas fracciones tribales, autoridades locales y regionales, etc, se imparten varias conferencias y se realizan cantos de alabanza al Creador. Es una jornada de convivencia fraterna en la que haremos una presentación formal de la CEHCF.
Todo ello implica solicitar los permisos pertinentes para realizar las actividades, algo que aquí requiere de mucha paciencia, pues los protocolos administrativos son farragosos.
En paralelo, desde el piso en Las Palmas, tenemos intención de llevar a cabo, con la ayuda de Dios, una labor de acogida a inmigrantes magrebíes y subsaharianos. Ahora mismo la diócesis canaria y algunas instituciones locales realizan un trabajo extraordinario. Nuestra aportación será más en línea ecuménica y de diálogo interreligioso siguiendo el camino del beato Foucauld; pero intentando también ayudar a la diócesis en lo que podamos. Tenemos la ventaja de estar dentro del tejido social magrebí (saharauis, bereberes, mauritanos, etc.) y esta circunstancia es un “valor añadido”.
También queremos iniciar una labor de edición de textos y ensayos, aprovechando mi experiencia en el sector editorial y, si las circunstancias lo permiten, crear algo así como una “red colaborativa” por Internet, para animar grupos locales que puedan dinamizar su ámbito laboral.
En estos momentos colaboramos con asociaciones locales en temas de educación, autoempleo, formación ocupacional y educación para la salud. Desde las Canarias podremos establecer alianzas, acuerdos con entidades locales públicas y privadas, y potenciar estas iniciativas.
En resumidas cuentas, la idea es que la Fraternidad Horeb Canarias esté muy involucrada en los ámbitos de desarrollo y promoción social, compartiendo un camino vital entre cristianos y musulmanes. Sabemos que es difícil, que probablemente tengamos dificultades y falta de entendimiento, tanto en el Magreb como en las Canarias. Es una labor misionera que hacemos animados por el espíritu de concordia y paz, en este Año de la Misericordia.
Pedimos vuestras oraciones.
Recibid un abrazo fraterno, Hno. Youssef.

NOTICIAS Y COMUNICACIONES Nº129
(3 de Febrero de 2016)
Comunidad Ecuménica Horeb Carlos de Foucauld
http://horeb-foucauld.webs.com

Anuncios

Acerca de Comunidad Horeb

Ayuda y compromiso espiritual para la unión de los cristianos, el encuentro de las religiones y el compromiso con la justicia en el carisma de Carlos de Foucauld.

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

CONTENIDOS MENSUALES

Escribe tu email y recibe gratuitamente todas las novedades.

HEMOS ACOGIDO

  • 79,015 visitas
A %d blogueros les gusta esto: