estas leyendo...
TESTIMONIO, Uncategorized

CARACTERISTICAS DE LA SANTIDAD DE OSCAR ARNULFO ROMERO

Romero146x189

Cuando se trata de beatificar o de canonizar a un hombre, es aquí donde se le examina: su amor.
El amor es la santidad y la medida de la santidad.
Si un hombre sabe desprenderse de sí mismo y amar, es santo;
si un hombre habla mucho de santidad pero no sabe amar, no es santo
Mons. Romero (13 mayo 1979)

Como decíamos antes, para el pueblo sencillo y pobre, para las organizaciones cristianas y para gran parte de la población, Mons. Romero ha sido siempre un santo, ¿qué tipo de santidad descubrimos en él?:

Sin duda las CARACTERISTICAS TRADICIONALES de santidad:

INTEGRIDAD y COHERENCIA DE VIDA, la cual está fuera de toda discusión, si hubiera tenido alguna falla personal sus enemigos no hubieran tardado en sacarla a luz para denigrarlo, pero, nunca lo hicieron porque nunca le encontraron nada. Por otra parte, a la base de su vida, cristiana y sacerdotal estaba, ante todo, una personalidad humilde, sencilla y madura, porque como él mismo dijo “antes de ser un cristiano tenemos que ser muy humanos” (3 diciembre 1978)
HOMBRE DE ORACION: quienes estuvieron cerca de él testimonian la constancia y la intensidad de su oración; él mismo lo testimonia en sus homilías, era uno de sus temas preferidos: “quiero recomendar la necesidad de encontrar ese único necesario, la necesidad de orar” (Homilía de 17 julio 1977). Pero, la de Mons. Romero no es una oración alienante: “La Religión no consiste en mucho rezar, la Religión consiste en esa garantía de tener a mi Dios cerca de mí; porque le hago el bien a mis hermanos. La garantía de mi oración, no es el mucho decir palabras, la garantía de mi plegaria está muy fácil de conocer: ¿cómo me porto con el pobre?, porque allí está Dios (5 Febrero 1978).
DEVOTO DE LA SANTISIMA VIRGEN. Mons. Romero nació el 15 de agosto, conmemoración de la Asunción de María, podemos decir que desde allí llevaba la impronta mariana en su espíritu. Pero, también, lo hacía con madurez: “María, tanto para ustedes pueblo de Dios, es una laica; María no es sacerdote ni religiosa; María es una esposa, María es una madre de familia, María es una mujer seglar. Allí estuviera sentada en las bancas de la Catedral como una de estas mujeres que me escuchan y yo no la distinguiría. Pero su corazón lleno de este carisma profético absorbía las palabras del gran profeta, Jesucristo su hijo” (15 junio 1979). Su teología mariana es una visión historizada de María: María se hace salvadoreña y encarna a Cristo en la historia de El Salvador, y María se hace del apellido de ustedes y de mi apellido para encarnar la historia de su familia, de mi familia en la vida eterna del Evangelio. María se identifica en la vida eterna del Evangelio. María se identifica con cada uno de nosotros para encarnar a Cristo en nuestra propia vida individual. Dichosos si de veras en eso hacemos consistir la devoción a la Virgen. Por eso el Concilio avisó a los predicadores que se cuidaran mucho de fomentar la falsa idea de la devoción a la Virgen que lamentablemente nos ha separado de los protestantes, porque algunos católicos han llegado a hacer de la Virgen una idolatría, una mariolatría. Pero la verdadera doctrina es que María no es un ídolo. El único salvador es Dios Jesucristo, pero María es el instrumento humano, la Hija de Adán, la Hija de Israel, encarnación de un pueblo, hermana de nuestra raza, pero que por su santidad fue capaz de encarnar en la historia la vida divina de Dios. Entonces, el verdadero homenaje que un cristiano puede tributar a la Virgen es hacer como Ella el esfuerzo de encarnar la vida de Dios en las vicisitudes de nuestra historia transitoria (24 diciembre 1978).

FIEL A LA IGLESIA, AL PAPADO Y AL MAGISTERIO. De formación tradicional, estos eran puntos fuertes en la personalidad de Mons. Romero y, por eso, su lema al asumir el Arzobispado fue: “Sentir con la Iglesia” y, en los últimos años, a pesar de las dificultades que tuvo con otros obispos, de la incomprensión del Papa y de la Curia Vaticana, se mantuvo fiel a sus principios de obediencia absoluta a la institución: “Hermanos, la gloria más grande de un pastor es vivir en comunión con el Papa. Para mí, es el secreto de la verdad y de la eficacia de mi predicación estar en comunión con el Papa. Y cuando encuentro en su magisterio pensamientos y gestos parecidos a los que necesita nuestra Iglesia, me lleno de alegría” (2 marzo 1980). “Le doy gracias a Dios que toda mi vida sacerdotal la ha querido caracterizar por una solidaridad y fidelidad al Santo Padre, al representante de Cristo. Mis ojos están fijos en él, jamás pienso en traicionarlo” (25 marzo 1979).
POBREZA Y AUSTERIDAD EN SU VIDA: al inicio de su episcopado algunas familias pudientes quisieron regalarle una vivienda en un barrio de clase alta, sin embargo, él rechazó aquella propuesta y se fue a vivir a la sacristía del Hospital para cancerosos la Divina Providencia, sus razones las fue exponiendo en las homilías: “Cristo es la riqueza absoluta del hombre. Por ganar a Cristo hay que perderlo todo” (18 noviembre 1977), “Gracias a Dios, no adoramos la riqueza ni nos hace falta; cuando lo tenemos todo en el único Dios que ha creado las cosas de la tierra, nos sentimos infinitamente más desarrollados y ricos que los que creen consistir las riquezas en el oro y en las cosas de la tierra” (4 septiembre 1979),”La pobreza evangélica une la actitud de la apertura confiada en Dios con una vida sencilla, sobria y austera que aparta la tentación de la codicia y el orgullo” (Puebla 1149. 11 noviembre 1979).
CARACTERISTICAS DE UNA SANTIDAD ORIGINAL
Además de las características de una santidad tradicional, Mons. Romero, presenta algunas notas que lo hacen un santo diferente, un santo especial, un santo difícil de comprender y, por supuesto, de seguir:
SANTIDAD PROFETICA: sin duda esta fue una característica muy especial, específica y novedosa en Mons. Romero; el anuncio y la denuncia que hizo durante sus 3 años como Arzobispo lo han catapultado a nivel mundial, difícilmente encontramos desde los profetas del Antiguo Testamento, un profeta con tanta fuerza; él era consciente de ese su talante profético: “Responsabilidad profética que ustedes tienen como pueblo de Dios y, yo como jerarquía; en el nombre y con la autoridad de Cristo, el gran profeta, ustedes y yo formamos dentro de nuestra propia vocación, la misión profética de la Iglesia” (15 junio 1979). “Es obra de Dios, y por eso no tenemos miedo a la misión profética que el Señor nos ha encomendado. Ya me imagino que alguno dice: «¡Ah, se está creyendo profeta!». No es que me crea profeta, es que ustedes y yo somos un pueblo profético, es que todo bautizado ha recibido participación en la misión profética de Cristo… Nunca me he creído profeta como en el sentido de único en el pueblo porque sé que ustedes y yo, el pueblo de Dios, formamos el pueblo profético, y mi papel únicamente es excitar en ese pueblo su sentido profético que no lo puedo dar yo, sino que lo ha dado el Espíritu” (14 julio 79).

SANTIDAD POLITICA: otra de sus grandes habilidades fue saber iluminar sabiamente las realidad sociopolíticas que se vivían en su tiempo: “a la luz de la Palabra divina que revela el proyecto de Dios para la felicidad de los pueblos, tenemos el deber, queridos hermanos, de señalar también las realidades; ver cómo se va reflejando entre nosotros o se está despreciando entre nosotros, el proyecto de Dios. Nadie tome a mal que a la luz de las palabras divinas que se leen en nuestra misa iluminemos las realidades sociales, políticas, económicas, porque de no hacerlo así, no sería un cristianismo para nosotros… Ya sé que hay muchos que se escandalizan de estas palabras y quieren acusarla de que ha dejado la predicación del evangelio para meterse en política, pero no acepto yo esta acusación, sino que hago un esfuerzo para que todo lo que nos ha querido impulsar el Concilio Vaticano II, la Reunión de Medellín y de Puebla, no sólo lo tengamos en las páginas y lo estudiemos teóricamente, sino que lo vivamos y lo traduzcamos en esta conflictiva realidad de predicar como se debe el Evangelio… para nuestro pueblo… (23 marzo 1980)
– SANTIDAD EN FIDELIDAD AL PUEBLO: si como decíamos antes, Mons. Romero fue fiel a la Iglesia, pero, tampoco lo fue menos al pueblo: Pero quiero asegurarles a ustedes, y les pido oraciones para ser fiel a esta promesa, que no abandonaré a mi pueblo sino que correré con él todos los riesgos que mi ministerio me exige… (11 noviembre 1979)

SANTIDAD EN LA PERSECUCION Y EL MARTIRIO: la comisión de teólogos aprobó, a principios de año, el reconocimiento de la muerte “in odium fidei” y el Santo Padre lo ratificó posteriormente. Y es que Mons. Romero vivió la persecución y el martirio por odio a la fe, por odio a la justicia, a la verdad y a los pobres: como rumores los creo también los que me avisaron esta semana que yo también anduviera con cuidado que se estaba tramando algo contra mi vida. Yo confío en el Señor y sé que los caminos de la Providencia amparan a quien trata de servirle (7 enero 1979); Qué hermoso poder decir como Cristo: «Todo se ha cumplido». En mi vida no he sido más que un poema del proyecto de Dios y de mi propia realización. Me he realizado tal como Dios quería, he seguido la vocación que Dios me dio. He tratado de ser como Dios quería que fuera (13 abril 1979). Así completo mi consagración al Corazón de Jesús que fue siempre fuente de inspiración y alegría cristiana en mi vida. Así también pongo bajo su providencia amorosa toda mi vida y acepto con fe en Él mi muerte por más difícil que sea… Me basta para estar feliz y confiado saber con seguridad que en Él está mi vida y mi muerte, que a pesar de mis pecados en Él he puesto mi confianza y no quedaré confundido” (último retiro 25 febrero 1980)
En esta gran solemnidad de tu beatificación, reiteramos, Mons. Romero, nuestro compromiso de seguir los pasos de Jesús de Nazaret a tu estilo, en una Iglesia pobre para los pobres.

¡¡MONS. ROMERO VIVE!!

Anuncios

Acerca de Comunidad Horeb

Ayuda y compromiso espiritual para la unión de los cristianos, el encuentro de las religiones y el compromiso con la justicia en el carisma de Carlos de Foucauld.

Comentarios

Un comentario en “CARACTERISTICAS DE LA SANTIDAD DE OSCAR ARNULFO ROMERO

  1. Reblogueó esto en maragomezcejasy comentado:
    …”Me basta para estar feliz y confiado saber con seguridad que en Él está mi vida y mi muerte, que a pesar de mis pecados en Él he puesto mi confianza y no quedaré confundido” …

    Publicado por maragomezcejas | 30/11/2015, 20:38

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

CONTENIDOS MENSUALES

Comentarios recientes

leivarosa en “¿Qué queremos decir cua…
Rogelio Bernal en Tierra Santa – Noticias…
bernasrda aguayo en Tierra Santa – Noticias…

Escribe tu email y recibe gratuitamente todas las novedades.

HEMOS ACOGIDO

  • 85,287 visitas
A %d blogueros les gusta esto: