estas leyendo...
NOTICIAS, Uncategorized

NOTICIAS Y COMUNICACIONES Nº 106

ERMITA MIGUEL ÁNGEL

1. Diario de Miguel Ángel Delfino
2. El camino de Taizé: La Comunidad Ecuménica del hermano Roger
3. Invocación al Espíritu
1. Diario de Miguel Ángel Delfino (Salsipuedes – Argentina)

En estos momentos la situación por esta zona sigue siendo un tanto difícil por las inundaciones que ocurrieron el 15 de febrero. Restaurar lo perdido implica mucho tiempo y dinero… hasta el paisaje ha cambiado completamente. El problema ahora es la gente que ha quedado sin vivienda, incluso, en algunos casos, los ríos llevaron el terreno donde estaban construidas las viviendas; es decir… no tienen donde volver a construir !!! La situación es compleja, pues los daños podrían haber sido menores si se hubiera manejado el ambiente con otros criterios, sin que predominara el interés económico de algunos grupos como los cultivadores de soja que desmontaron la zona, o de otros grupos dedicados a la construcción de “barrios cerrados” que también desmontaron para construir estos complejos que además cuentan con grandes piscinas y canchas de golf. Mientras tanto, la pobreza también aumenta entre los lugareños que son desplazados a ambientes más desfavorables. Así la marginación aumenta, también el consumo de drogas, la violencia de género y todos los problemas sociales que puedas imaginar.
Contra todo esto hay que luchar y sobreponerse todos los días. Por mi trabajo en los colegios debo estar atendiendo estas cuestiones permanentemente y, a veces, me desanimo y me cuesta tomar fuerzas para seguir… En estos momentos y en estos ambientes es donde se ven muchas miserias, aunque también aparecen gestos y testimonios que te permiten continuar. En conclusión, no estoy del todo bien y a diario reviso mi camino.
Sigo con mis actividades en la Parroquia, donde también es difícil construir comunidad. El cura párroco tampoco quiere comprometerse demasiado. No sale a acompañar a la gente y sólo se contenta con dar misa los fines de semana. Un grupo de laicos siente mayor compromiso y desean otra dinámica en la Parroquia. Actualmente estoy como secretario del Consejo Parroquial, lo que implica crear permanentemente espacios de encuentro para evitar divisiones y mayores problemas. Me propongo siempre buscar lo que nos une y no lo que nos separa y hago hincapié en la diversidad que enriquece. De todas maneras, no es fácil cuando debes relacionarte con curas ya “formados” y laicos radicalizados. En fin… el Señor nos acompaña siempre y nos regala estos momentos para que podamos “ver”.
Por otra parte, las inundaciones arrasaron con las conexiones de Internet y teléfonos fijos en el barrio donde vivo. Debido a los costos (que deben ser asumidos por una cooperativa), por el momento es imposible restaurar lo perdido. Así, he dado de baja a Internet y ahora también haré lo mismo con el teléfono fijo, por lo que mis posibilidades de comunicación siguen siendo limitadas. De todas maneras, he cambiado mi plan de teléfono celular y he incluido en el mismo el servicio de Internet. No obstante, estas grandes compañías de teléfonos móviles aún no han hecho las inversiones que corresponden, por lo que el servicio que prestan no es tan bueno. Por momentos Internet se “cae” y entonces sólo puedo usarla cuando aparece buena señal. Pero doy gracias a Dios de tener este servicio mínimo que me permite mantener la comunicación por este medio”.

2. EL CAMINO DE TAIZÉ: LA COMUNIDAD ECUMÉNICA DEL HERMANO ROGER

El 12 de mayo se cumplen 100 años del nacimiento de Louis Schutz, conocido más tarde como el Hermano Roger de Taizé, fundador de esta comunidad ecuménica.
Hijo de un pastor protestante, Louis Schutz nació en el pueblo suizo de Provence. Entre 1937 y 1940 estudió Teología protestante en la Universidad de Lausana. Pero lo que marcó su vida fue instalarse en Taizé y la formación de la comunidad ecuménica. Desde hacía tiempo, Louis tenía el proyecto de fundar una fraternidad donde se viviese la reconciliación entre los cristianos, y “donde la bondad del corazón fuese vivida concretamente”, para así hacer que “el amor estuviese en el corazón de todo”.
El 20 de agosto de 1940, en plena guerra mundial, y después de la derrota del ejército francés y la ocupación de una parte de Francia por el ejército alemán, Louis Schutz se estableció en la pequeña aldea de Taizé, en la Borgoña, para ayudar a las víctimas de la guerra. Cabe recordar que Taizé estaba muy cerca de la línea que dividía la Francia de Vichy, de la Françia ocupada por Hitler.
El 1942 Louis Schutz tuvo que volver a Suiza por miedo de la Gestapo, ya que había escondido en su casa a diversos opositores, sobre todo judíos, que huían de la barbarie nazi. Fue el 1944 cuando Louis volvió a Taizé con tres compañeros más, para iniciar una comunidad ecuménica que acogiese a cristianos de diferentes confesiones, desde católicos a ortodoxos, pasando por luteranos o calvinistas. El día de Pascua de 1949, el H. Roger y sus primeros compañeros se comprometieron a una vida en común, en el celibato y en la sencillez. Durante el invierno 1952-1953, el H. Roger escribió la Regla de Taizé, que expone “aquello que es esencial para vivir en común”.
A partir de los años 50, el H. Roger envió a algunos hermanos de la comunidad a compartir la vida en lugares especialmente castigados por la miseria y así hacerse presentes en medio del sufrimiento de la gente. Por eso existen pequeñas comunidades en los barrios más pobres de Asia, África y América del Sur y del Norte, donde los hermanos de Taizé comparten las condiciones de vida de aquellos con los cuales conviven, convirtiéndose en signos del amor de Dios al lado de los más pobres: los presos, los niños que viven en la calle, los moribundos y todos aquellos que tienen el corazón lleno de heridas.
A partir de finales de los años 50, los jóvenes que peregrinaban a Taizé fueron aumentando y en la actualidad son miles y miles los chicos y chicas que se acercan a esta comunidad para compartir unos días con los hermanos. De hecho, todas las semanas del año Taizé acoge a los jóvenes en unos encuentros fraternos, donde los peregrinos, mayoritariamente jóvenes, pasan unos días compartiendo la oración, profundizando la fe o buscando el sentido a sus vidas. Por eso hoy, la comunidad de Taizé, formada por un centenar de hermanos, se ha convertido en un signo concreto de la reconciliación entre los cristianos, divididos aún, y entre pueblos enfrentados. En el libro del H. Roger, “Dios solo puede amar”, el fundador de Taizé describe su camino ecuménico, basado en el amor y en el perdón.
Taizé, como comunidad ecuménica, ha acogido, entre los miles de peregrinos que van allí cada año, al papa Juan Pablo II, a arzobispos católicos y anglicanos, a metropolitas ortodoxos y a pastores luteranos.
Taizé transmite a los jóvenes el mensaje de la paz y de la reconciliación por medio de las llamadas “Peregrinaciones de la confianza a través de la tierra”, que son los encuentros europeos que tienen lugar a finales de año en un país de Europa durante 5 días y que este año se celebrará en Valencia del 28 de diciembre al 1 de enero.
Taizé y el H. Roger nos hablan de fraternidad y de comunión, de paz y de reconciliación. Taizé ha sido desde sus orígenes una primavera de la Iglesia, tal y como deseaba el H. Roger, cuando decía: “Cuando la Iglesia escucha, cura, se reconcilia, ella llega a ser lo que es, en aquello más luminoso: reflejo del amor”.
El H. Roger, que murió asesinado el 16 de agosto de 2005, recibió, entre otros, los premios Carlomagno, Unesco de la educación por la Paz o el Robert Schuman. Entre los libros del H. Roger cabe destacar los siguientes: Dinámica del provisional (1965), La violencia de los pacíficos (1968), Que la tu fiesta no se acabe (1971), Lucha y contemplación (1972), Las fuentes de Taizé (1980), Florecerán tus desiertos (1982), Pasión de una espera (1985) o Su amor es un fuego (1988).
Que el recuerdo del H. Roger nos estimule a trabajar por la paz y la reconciliación en el seno de nuestras Iglesias y en el mundo.
Josep Miquel Bausset Religión digital

3. INVOCACIÓN AL ESPÍRITU

Ven, Espíritu Santo. Despierta nuestra fe débil, pequeña y vacilante. Enséñanos a vivir confiando en el amor insondable de Dios, nuestro Padre, a todos sus hijos e hijas, estén dentro o fuera de tu Iglesia. Si se apaga esta fe en nuestros corazones, pronto morirá también en nuestras comunidades e iglesias.
Ven, Espíritu Santo. Haz que Jesús ocupe el centro de tu Iglesia. Que nada ni nadie lo suplante ni oscurezca. No vivas entre nosotros sin atraernos hacia su Evangelio y sin convertirnos a su seguimiento. Que no huyamos de su Palabra, ni nos desviemos de su mandato del amor. Que no se pierda en el mundo su memoria.
Ven, Espíritu Santo. Abre nuestros oídos para escuchar tus llamadas, las que nos llegan hoy, desde los interrogantes, sufrimientos, conflictos y contradicciones de los hombres y mujeres de nuestros días. Haznos vivir abiertos a tu poder para engendrar la fe nueva que necesita esta sociedad nueva. Que, en tu Iglesia, vivamos más atentos a lo que nace que a lo que muere, con el corazón sostenido por la esperanza y no minado por la nostalgia.
Ven, Espíritu Santo. Purifica el corazón de tu Iglesia. Pon verdad entre nosotros. Enséñanos a reconocer nuestros pecados y limitaciones. Recuérdanos que somos como todos: frágiles, mediocres y pecadores. Libéranos de nuestra arrogancia y falsa seguridad. Haz que aprendamos a caminar entre los hombres con más verdad y humildad.
Ven, Espíritu Santo. Enséñanos a mirar de manera nueva la vida, el mundo y, sobre todo, las personas. Que aprendamos a mirar como Jesús miraba a los que sufren, los que lloran, los que caen, los que viven solos y olvidados. Si cambia nuestra mirada, cambiará también el corazón y el rostro de tu Iglesia. Los discípulos de Jesús irradiaremos mejor su cercanía, su comprensión y solidaridad hacia los más necesitados. Nos pareceremos más a nuestro Maestro y Señor.
Ven, Espíritu Santo. Haz de nosotros una Iglesia de puertas abiertas, corazón compasivo y esperanza contagiosa. Que nada ni nadie nos distraiga o desvíe del proyecto de Jesús: hacer un mundo más justo y digno, más amable y dichoso, abriendo caminos al reino de Dios.
José Antonio Pagola Religión digital

FELIZ PENTECOSTÉS

NOTICIAS Y COMUNICACIONES Nº 105
(20 de mayo de 2015)
Comunidad Ecuménica Horeb Carlos de Foucauld
http://horeb-foucauld.webs.com

Anuncios

Acerca de Comunidad Horeb

Ayuda y compromiso espiritual para la unión de los cristianos, el encuentro de las religiones y el compromiso con la justicia en el carisma de Carlos de Foucauld.

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

CONTENIDOS MENSUALES

Comentarios recientes

leivarosa en “¿Qué queremos decir cua…
Rogelio Bernal en Tierra Santa – Noticias…
bernasrda aguayo en Tierra Santa – Noticias…

Escribe tu email y recibe gratuitamente todas las novedades.

HEMOS ACOGIDO

  • 85,221 visitas
A %d blogueros les gusta esto: