estas leyendo...
BOLETINES, Uncategorized

BOLETIN ECUMÉNICO – MAYO 2015

pascua

Carta de Pascua a las iglesias del mundo
Carta de Pascua del arzobispo Justin Welby a los feligreses y dirigentes de las iglesias de todo el mundo.

“¡Alégrate, oh Madre Iglesia! ¡Regocíjate en la gloria!
¡El Salvador ha resucitado,
nuestro Señor de la vida, brilla sobre ti!
¡Que el pueblo de Dios cante y grite de alegría! “

Estas palabras de triunfo son cantadas por todas las iglesias cuando amanece Pascua. Durante siglos este tipo de sonidos de alegría en la festividad de la Pascua se han hecho eco y siguen siendo eco en todo el mundo en una multitud de diferentes lenguas y contextos culturales, surtiendo un profundo impacto en la vida de los cristianos y las iglesias. Con la confesión de que la muerte de Jesús ha sido superada, proclamamos que hemos sido resucitados a una nueva vida en Él.
En el capítulo 15 de la primera carta a los cristianos de Corinto, San Pablo se dirige a las parejas hablando de la resurrección de Cristo con la confianza en la resurrección del pueblo de Cristo.
El apóstol dice claramente que la resurrección de Cristo es un principio, y que la esperanza de nuestra propia resurrección sólo puede estar en Cristo. Argumenta: si los muertos no resucitan, tampoco Cristo resucitó; y si Cristo no ha resucitado, entonces su proclamación está vacía y nuestra fe es en vano.
Después de haber expuesto todos los argumentos de los que disponemos los cristianos sobre Cristo resucitado, continúa: “Pero ahora Cristo ha resucitado de entre los muertos como primicias de los que durmieron”.”Esta es la fe que también se proclamó en la apertura a la Liturgia bizantina de Pascua y que ha sido la confesión de los cristianos durante todos estos siglos”.
La resurrección de Cristo es la gran esperanza, no sólo para cada uno de nosotros en forma individual, sino también para el mundo turbulento de hoy – un mundo en el que la violencia y la violación de los derechos humanos describen el día a día el contexto vital de la gente en muchas partes; un mundo en el que los valores morales y espirituales a menudo parecen irremediablemente inadecuados contra las fuerzas de la ganancia egoísta en todas las esferas de la vida.
Es también un mundo en el que nuestros hermanos y hermanas cristianos son todavía una comunidad sitiada e incluso perseguida en muchos lugares, como lo han sido en diferentes momentos y lugares de la historia. Seguimos recordando los sufrimientos cristianos en el Medio Oriente.
Este año nuestro recuerdo también se centra sobre todo en el pueblo armenio que hace un siglo fueron conducidos a la muerte y al exilio porque eran cristianos.
Es en este mundo en el que el mensaje de la Iglesia en Pascua se mantiene constante a lo largo de los siglos, proclamando en medio de la desesperanza la esperanza de Cristo, triunfante más allá de la muerte y los poderes del mal; vivir y dar vida entre nosotros.
En esta fe en la resurrección seguimos los santos y mártires de todas las épocas que han proclamado a Cristo resucitado como su Señor y Salvador, que creen que en Cristo hay abundante vida y la muerte y el sufrimiento no tendrá la última palabra. La fe en Pascua nos fortalece con la esperanza en la vida, aquí y ahora y en el mundo venidero.
Esta esperanza no es una ilusión, que resulta ser vacía; más bien, es el canto firme probado durante siglos por todos los cristianos. Más allá de la imaginación humana, el poder de la resurrección supera dispares, los conflictos cargados de fuerzas destructivas. Estamos llamados a proclamar la Buena Nueva de Dios en la confianza y la obediencia a Cristo para traer sanación y reconciliación.
La resurrección de Cristo, por lo tanto, también nos obliga a todos para que cada vez más aunar lazos estrechos de comunión cristiana entre nosotros – los santos en el aquí y ahora – para buscar una mayor unidad y trabajar juntos con Cristo, como su cuerpo, en la novedad de la vida ya iniciada por Él.
Es en este espíritu que os saludo con esta carta.
Voy a seguir orando para que la esperanza y la alegría de Cristo resucitado sean los que profundamente muevan nuestros corazones y almas, que vayan a sanar las relaciones entre los individuos, las comunidades y las naciones, y que vaya a desterrar el miedo, superar el sufrimiento, sea agente de paz y logre la reconciliación.
Termino con la canción de Zacarías (Lucas 1:78): “Por la entrañable misericordia de nuestro Dios, con que nos visitó desde lo alto de la aurora, para dar luz a los que habitan en tinieblas y en sombra de muerte, y para guiar nuestros pasos por el camino de la paz “.
Te abrazo con amor fraternal en Cristo resucitado.
Justin Welby
ArzobispodeCanterbury
Pascua 2015

¿Es posible el diálogo con los musulmanes? Una respuesta desde el Vaticano
Por Alvaro de Juana

VATICANO, 22 Abr. 15 / 10:13 pm (ACI/EWTN Noticias).- El diálogo interreligioso, en concreto con los musulmanes, ha sido el motivo del envío de un comunicado por el Pontificio Consejo para el Diálogo Interreligioso de la Santa Sede, que pide no perder esperanza y hace hincapié en la necesidad de revisar la educación y las enseñanzas en la familia y la escuela.
El propio organismo vaticano explica que la razón principal es que “los acontecimientos de los últimos tiempos han hecho que muchos nos pregunten: ‘¿Existe todavía espacio para dialogar con los musulmanes?’ La respuesta es: ‘sí, más que nunca’”.
En el mensaje se explica que “la gran mayoría de los mismos musulmanes no se reconocen en la barbarie de los hechos”.
El Pontificio Consejo, que está presidido por el Cardenal francés Jean-Louis Tauran, señala que “por desgracia, la palabra ‘religión’ viene a menudo asociada a la palabra ‘violencia’, mientras que los creyentes deben demostrar que las religiones están llamadas a ser portadores de paz y de no de violencia”.
En este sentido, “asesinar, invocando una religión, no es sólo ofender a Dios, sino también una derrota de la humanidad”.
Recordando las palabras de Benedicto XVI el 9 de enero de 2006, manifiestan que “ninguna circunstancia puede justificar tal actividad criminal que cubre de infamia a quien la realiza y que es tanto más despreciable cuando se escuda en una religión, trayendo así la pura verdad de Dios a la medida de su propia ceguera y perversión moral”.
El mensaje hace referencia también a la creciente radicalización del discurso comunitario y religioso con los consiguientes riesgos en el incremento del odio, la violencia, el terrorismo y “la estigmatización de los musulmanes y su religión”.
Por ello, “estamos llamados a reforzar la fraternidad y el diálogo”, asegura el comunicado.
Recuerda que los creyentes son “potencias de paz” si se cree “como nosotros los cristianos que Dios es amor”. Se necesita “continuar en el diálogo, también cuando se tiene la experiencia de la persecución” porque “puede convertirse en un signo de esperanza”.
Los creyentes quieren “proponer el respeto de las diferencias, la libertad de pensamiento y de religión, la salvaguardia de la dignidad humana y el amor de la verdad”.
El Vaticano cree que un punto fundamental es la educación, por lo que “debemos tener la valentía de revisar la calidad de la vida en la familia, los modos de enseñanza de la religión y de la historia, el contenido de las predicaciones en nuestros lugares de culto”.
“Sobre todo la familia y la escuela son las llaves para que el mundo de mañana se base en el respeto recíproco y en la fraternidad”.

ORACIÓN DE ACCIÓN DE GRACIAS POR LA VIDA DEL HERMANO ROGER
Vigilia de oración
En este año 2015, Taizé invita a todos aquellos que deseen ponerse en camino “hacia una nueva solidaridad”, a realizar un encuentro de ora-ción e imaginar un gesto de solidaridad allí donde vivan, en torno al día 12 de mayo, en el 100 aniversario del nacimiento del hermano Roger, para recordar así su vida y poner en práctica su llamada de seguir a Cristo. Todavía es posible enviarnos (info2015@taize.fr) vuestras ini-ciativas en vuestros barrios y ciudades para que podamos publicarlas en la página web.

Boletín Nº 57 – MAYO 2015
Comunidad Ecuménica Horeb Carlos de Foucauld

http://horeb-foucauld.webs.com

Anuncios

Acerca de Comunidad Horeb

Ayuda y compromiso espiritual para la unión de los cristianos, el encuentro de las religiones y el compromiso con la justicia en el carisma de Carlos de Foucauld.

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

CONTENIDOS MENSUALES

Escribe tu email y recibe gratuitamente todas las novedades.

HEMOS ACOGIDO

  • 87,497 visitas
A %d blogueros les gusta esto: