estas leyendo...
JORNADAS DE DESIERTO

Aproximándonos al Desierto

Cuando al mediodía salimos de nuestro lugar de trabajo para descansar y tomar el almuerzo, algunos aprovechan también para encontrarse y dedicar unos minutos a la oración en el corazón de la ciudad.

Hoy hace justo una semana que al finalizar esta oración del mediodía, una abadesa benedictina les habló brevemente sobre el silencio. Parece oportuno compartir sus reflexiones justo el día anterior al inicio de unas Jornadas de Desierto. Las fotografías adjuntas recogen la imagen del momento.

Hay muchísimas formas de hacer silencio –dijo, pero tan solo me centraré en tres.

1.- El silencio vacío.
Es aquel silencio que se produce cuando hay un desencuentro entre las personas. Cuando hay un conflicto familiar, diferencia de proceder en el trabajo,… Es un silencio muerto que no conduce a nada. La hermana hace una invitación a reflexionar y hacer memoria de situaciones similares que hayan sido vividas. Se hace preciso romper este silencio. San Benito, recogiendo en su regla el espíritu Evangélico, recuerda que hemos de acoger al otro como si fuera el Cristo. Saber cambiar la mirada ayudará a encontrar lo que el otro tiene de divino rompiendo con esa dinámica de indiferencia tensa.

2.- El silencio de la admiración.
Es aquel silencio que se produce cuando nos encontramos ante la maravilla de la naturaleza, de lo humano, de lo fascinante. Nos quedamos sin habla cuando presenciamos una puesta de sol, ante la sonrisa de un bebé, cuando llegamos a un recinto sagrado. Igualmente la hermana hace una invitación a recordar momentos similares y lo que se experimenta en ellos.

3. El silencio de Dios.
Hay situaciones en los que parece que Dios calla; pero tan solo lo parece. ¿Por qué me has abandonado?, clamará Jesús en la Cruz. Parece que calle ante el sufrimiento, los desastres naturales, la muerte. Si calla es para que se haga más evidente la respuesta de todo hombre y mujer ante estas situaciones extremas, para que se muestre lo que hay de divino en todos nosotros. La hermana invita de nuevo a recordar estas situaciones. Recuerda a la actitud del Bautista cuando rechaza ocupar el lugar del Señor y afirma: “Él ha de ir aumentando en importancia, y yo, disminuyendo”.

Como vemos, la divinidad no nos es ajena, habita en nuestro interior y muchos son capaces de transmitirla en sus quehaceres cotidianos; tal vez con una sencilla mirada, una sonrisa o un gesto de ternura.

Son los días de Desierto un momento privilegiado para dialogar con lo más íntimo de nuestro ser, eso sí, con la complicidad del silencio y la oración.

ENLACE RELACIONADO
15 minutos al corazón: http://15minutsalcor.com/

 

2013-11-14 14.16.24 2013-11-14 14.17.09 2013-11-14 14.46.24 2013-11-14 14.46.02

Anuncios

Acerca de Comunidad Horeb

Ayuda y compromiso espiritual para la unión de los cristianos, el encuentro de las religiones y el compromiso con la justicia en el carisma de Carlos de Foucauld.

Comentarios

Un comentario en “Aproximándonos al Desierto

  1. ESTAMOS GUIADO POR EL ESPIRITU POR EL DESIERTO,LLAMADO HECHO POR JESUS
    SUS APOSTOLES(LC.,4,1)ES EL MISMO LLAMADO QUE RECIBIMOS HOY ,RECOGERNOS EN SILENCIO Y ORAR A NUESTRO DIOS Y ,COMO NOS ENSEÑA NUESTRO HERMANO CARLOS,QUE ES UNA VIDA QUE SE VUELVE ORACION;.

    Publicado por jose ramon barreto | 22/11/2013, 15:45

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

CONTENIDOS MENSUALES

Comentarios recientes

leivarosa en Katie Melua – All-Night…
leivarosa en MÁXIMAS DEL DHARMA
lavsdeo en PENTECOSTÉS

Escribe tu email y recibe gratuitamente todas las novedades.

HEMOS ACOGIDO

  • 82,293 visitas
A %d blogueros les gusta esto: